La creación de valor y la innovación nunca fueron tan importantes como ahora